12 sep 2018
Justicia
Salvador participó de la apertura del 20 aniversario de la Reforma Procesal Penal.
El vicegobernador, Daniel Salvador, participó del panel de apertura de la jornada organizada por el Ministerio Público de la provincia de Buenos Aires “A veinte años de la implementación del sistema acusatorio adversarial”.
El vicegobernador integró la mesa inaugural junto al procurador General de la Suprema Corte provincial, Julio Conte-Grand; el presidente de ese órgano, Eduardo Pettigiani; y el ministro de Justicia bonaerense, Gustavo Ferrari.
La actividad, que se realizó en el Teatro Coliseo Podestá de la ciudad de La Plata, tuvo como objetivo realizar una reflexión sobre la reforma procesal penal de 1998, a partir de un análisis de su estado de situación actual y de los objetivos que aún pendientes en esta rama del Derecho.
Durante su discurso de bienvenida, Conte Grand agradeció la presencia de Salvador y destacó que su figura “es un exponente de lo que importa la lucha por los derechos fundamentales y los esquemas institucionales”.
El ministro de Justicia, a su turno, hizo hincapié en los desafíos hacia el futuro y en ese sentido adelantó que el Ejecutivo provincial envió a la Legislatura un nuevo proyecto de reforma al Código Penal, cuyo cambio fundamental radica en que “pondrá foco en la víctima y ya no en el victimario”.
Pettigiani, en tanto, hizo un extenso recorrido por los cambios procesales que posibilitó la modificación de 1998 y advirtió sobre la necesidad de realizar nuevos cambios acordes a “los nuevos tiempos por los que transita la sociedad”.
En el cierre, el titular de la Cámara alta destacó la importancia “de este tipo de jornadas donde se muestra un interés continuo por aportar ideas que permitan mejorar la realidad”.
“El sistema acusatorio se confeccionó precisamente con objetivo, para fortalecer el estado de derecho y apuntalar principios básicos como los de igualdad, imparcialidad, inocencia y respeto al proceso penal”, recordó al Salvador.
Al tiempo que puntualizó que tanto ahora como en ese momento las modificaciones deben estar “siempre apuntando al respeto de los derechos humanos y a la búsqueda de la verdad”.